El PIE

EL PIE

El pie se compone de 26 huesos. Se divide, de distal a proximal, en tarso, metatarso y antetarso o falanges.

Posee 55 articulaciones, múltiples ligamentos y músculos, es una estructura perfectamente adaptada para cumplir con las múltiples exigencias de apoyo y locomoción del cuerpo humano, así como para la realización de los movimientos más complejos

Desde un punto de vista funcional podemos dividir las funciones del pie en:

  • Función motora. Gracias a la cual se logra el impulso necesario para caminar, correr y saltar.
  • Función de equilibrio. Esta se lleva a cabo a expensas de la articulación del tobillo, los huesos metatarsianos en el antepié́ y los ligamentos laterales que actúan a modo de cinchos.
  • Función amortiguadora de las presiones. Al correr, el pie permanece sobre el suelo 0.25 segundos a 12 km/h, soportando un individuo de 70 kg una media de 110 toneladas durante 1500m

El pie está dividido en tres unidades anatomo-funcionales: El retropié, que está constituido por el astrágalo, que se articula con el calcáneo y forma la articulación subastragalina (punto de apoyo posterior). El mediopié, integrado por el escafoides, que se articula con la cabeza del astrágalo, el cuboides que se articula con el escafoides y las bases de los metatarsianos. El antepié, formado por los cinco metatarsianos y sus respectivas falanges: proximales, medias y distales con las que constituyen los diferentes rayos del antepié

ANTETARSO: Formado por las 14 Falanges.

METATARSO: Formado por los 5 Metatarsianos.

TARSO: formado por 7 huesos situados en la parte más posterior del pie.

Grupo proximal del tarso: Astrágalo., Calcáneo.

Hueso intermedio del tarso: Escafoides o Navicular.

Grupo distal del tarso: Cuboides, Cuneiforme lateral, Cuneiforme intermedio.        Cuneiforme medial.

DESCARGAS

     

 

No hay comentarios

Agregar comentario